Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla.Sigmund Freud (1856-1939) Médico austriaco.

Periódico ABC

Última Hora
  1. Nicolás Maduro ha condenado la lista de «supuestas sanciones» contra 13 altos cargos anunciada este miércoles por Estados Unidos y ha asegurado que éstas suponen «un reconocimiento a la moral, la lealtad patria y la honestidad ciudadana» de los venezolanos. «Esta lista lo que genera es indignación», ha aseverado el dirigente venezolano, que ha acusado a Washington de «insolente» e «imperialista» y ha manifestado que el Estado de Venezuela «no reconoce ninguna sanción». Maduro se ha referido a la batalla de Carabobo (1821) como el enfrentamiento «más glorioso librado en nuestra tierra», y ha hecho una entrega simbólica del «sable victorioso» de Simón Bolívar, según ha indicado el diario local 'El Universal'. «Aquí estamos firmes civiles, militares. Jamás nos vamos a arrodillar», ha asegurado. «Nuestra venganza será nuestra victoria popular Constituyente el próximo domingo 30 de julio. Venezuela dirá: A Venezuela se la respeta», ha añadido. «No puede el imperio norteamericano en pleno siglo XXI pretender imponerse a las leyes internacionales», ha afirmado Maduro, que ha hecho hincapié en que se trata de una estrategia para presionar e intentar «quebrar al Estado venezolano y su democracia». Entre los sancionados están el ministro del Interior, Néstor Luis Reverol Torres; el jefe del Ejército, Jesús Suárez; el responsable de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Sergio José Rivero Marcano; el director de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Carlos Pérez; y un antiguo director de este último cuerpo, Franklin Horacio García Duque, todos ellos acusados de contribuir a «violaciones de los Derechos Humanos» en el marco de la represión de la última ola de protestas. La lista difundida por el Departamento del Tesoro norteamericano incluye además a la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena; al responsable de la comisión presidencial para la Asamblea Constituyente, el exministro Elías Jaua; la integrante de esta comisión Iris Varela, exministra de Servicios Penitenciarios; y el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab. Washington reprocha a este último bloque su defensa de la reforma constitucional impulsada por Maduro y la adopción de medidas que perjudican la democracia en Venezuela, según la nota oficial. El Tesoro considera que la Asamblea Constituyente sólo servirá para «representar los intereses del Gobierno del presidente Maduro». «Es una sanción a una trayectoria, a una lucha. Se condena la lealtad a la patria, a una lucha que comenzó hace 41 años, cuando tan sólo teníamos catorce. Se condena la libertad, la historia antiimperialista, honesta decente», ha aseverado Saab. «Si esa es la sanción, la recibimos con una medalla en el pecho», ha añadido. Varela, por su parte, ha manifestado que estaba esperando que en algún momento la sanción de Estados Unidos. «No puede ser que sancionen a mis compatriotas y a mí no. Gracias a dios que a estos imbéciles, discúlpame la expresión, presidente, se les ocurrió sancionarme», ha indicado. «Esta sanción, irónicamente, se convierte en el mejor reconocimiento a mi espíritu revolucionario. A nuestro origen bolivariano, a nuestro padre libertador y a nuestro padre Chávez», ha zanjado.
  2. La hija de Francisca Luengo, que fue consejera de Empleo del Gobierno de Canarias con las siglas del PSOE, Julia Trujillo Luengo, ha sido designada desde el pasado mes de mayo como directora de la Oficina de Oportunidad Económica de Portland para inmigrantes que llega a esta ciudad del estado norteamericano de Maine, donde ya ha fundado una familia. La presencia de Trujillo Luengo en Maine no es casual. Desde hace años trabaja con minorías étnicas que demandan respaldo institucional. Esta preparada mujer de las islas se formó en la Universidad de Las Palmas (ULPGC) aunque previamente se licenció en Relaciones Internacionales en la Universidad de Maine Sur. Se da la circunstancia que la antigua consejera de Empleo del Gobierno de Canarias animó en su periodo de mandato (2011-2015) a que los jóvenes de las islas que no encontrasen trabajo en la islas emigraran. Esto se hizo a través de los programas Opportunitas, ¡Puedo! y Transforma-T para "favorecer la inserción laboral de jóvenes canarios desempleados en países comunitarios y extracomunitarios". Se abonaba hasta el transporte, en algunos casos. Cuando Luengo dejó su cargo en 2015, Canarias registraba la segunda mayor tasa de paro regional de la UE, con un 32,4 por ciento, solo superada por Andalucía, con un 38,4, según Eurostat. Desde el tercer trimestre de 2007, cuando se inició la crisis, hasta finales de 2014, la tasa de paro de los menores de 25 años pasó del 17,9% al 51,8%. La marcha forzada de jóvenes de Canarias cuesta a la economía canaria un millón de euros diario. Luengo, que este verano además de viajar a Estados Unidos ha pedido al Ayuntamiento de Valverde de la Vera (Cáceres), de 406 habitantes y su lugar de nacimiento, autorización para reformar una vivienda aislada que tiene en propiedad, defendía en su periodo de consejera de Empleo en las islas que los jóvenes de Canarias emigrasen en caso de no encontrar empleo en esta Comunidad. Verbos La ex consejera Luengo fue la que dijo en 2014 a la entonces diputada regional del PP, Aurora del Rosario, que mejor estuviese "calladita" en una sesión del Parlamento regionalcuando se le pidió que explicase su gestión precisamente en materia de ayuda social a demandantes de empleo. También le dijo que Del Rosario era diputada del PP al llegar en "en ascensor". Lo último que se supo de Luengo en la política canaria es que en 2014 perdió unas elecciones primarias con el PSOE canario y en 2015 cesó como consejera canaria de Empleo. Julio Trujillo en su despacho de Portland- Jake Bleiberg | BDN Julia Trujillo Luengo ayuda con el respaldo del Ayuntamiento de Portland a que los inmigrantes encuentren empleo y soluciones a sus problemas, según BDN, de integración. Dirige este nuevo departamento del Ayuntamiento de Portland con otros dos técnicos en empleo, cursos de formación o mejora de idiomas. El objetivo es que sean imigrantes que produzcan con el respaldo financiero del sector privado. La idea que tiene es atraer y retener nuevos talentos por la mano de obra envejecida que hay en Maine.
  3. Quién nos iba a decir que llegaría un tiempo en que tan verdad se haría su famosa frase de "vamos a dejar a España que no la va a conocer ni la madre que la parió", que hasta íbamos a echar de menos a Alfonso Guerra. A Guerra le pasaba y pasa como al cante: "Dice cosas este loco/ que a veces no son verdad,/ pero mentira tampoco". Lo del conocimiento de España por su santa madre, ya lo ven, ha llegado a ser verdad tras Zapatero. Como lo ha sido lo más reciente, con lo que ha estado de acuerdo media España y parte de la otra media, cual su afirmación de que el Gobierno debe aplicar en Cataluña, y cuanto antes, en el artículo 155 de la Constitución. Pero, por lo visto, en el "nuevo PSOE" de Sánchez una de las prioridades es quitar de enmedio y para siempre a Alfonso Guerra, para que desde la vieja guardia de aquellos socialistas con sentido de Estado y de España no siga largando verdades con las que estamos de acuerdo hasta los que lo pusimos como no quieran dueñas cuando el famoso asunto de los cafelitos de Mienmano y el "Mystere" oficial que pidió para saltarse la cola de la frontera de Portugal tras las vacaciones de Semana Santa, que es donde empezó su descrédito y caída. En este punto, considero a Guerra una víctima del currismo, un mártir político de su afición a los toros. ¿Saben por qué pidió el avión oficial para que lo llevara "a Sevilla a ver los toros" y se formó aquel escándalo que luego, unido a lo de Mienmano, supuso su caída? Porque era Domingo de Resurrección, toreaba Curro Romero en Sevilla y no quería perdérselo por nada del mundo. En este apartamiento que, a modo de apartamento, le ha puesto Sánchez a Guerra para ingresarlo en el hogar del pensionista socialista, venía en ABC una noticia que, si yo fuera tertuliano (Dios no lo permita) diría que es "de hondo calado y largo recorrido". A Guerra lo quitan, después de tantos años, como presidente de la Fundación Pablo Iglesias y le ofrecen el clásico jarrón chino: la presidencia de honor. Cuando ahora, ahora era cuando tenía que tributársele un homenaje nacional por su clarividencia en profetizar esta España hecha unos zorros por este PSOE "podemizado" que de Zapatero a esta parte nos están dejando. Vamos, lo que queda de España. Lo que de ella nos quieran dejar los del referéndum ilegal del "Adiós, mi España querida". Igual que lo de "la madre que la parió", Guerra hizo otra profecía, por lo civil naturalmente: "No voy a parar hasta que vea a Fermín Bohórquez rejonear en burro". Con la prohibicionista "Regulación de las corridas de toros en Baleares", también se va a cumplir. En ese fútbol con balón cuadrado que dice mi dilecto Ignacio Camacho que es el absurdo y ridículo prohibicionismo taurino balear, aparte de que sólo se pueden lidiar tres toros, tres, también se impide "el rejoneo a caballo". Y leerían al cultísimo Andrés Amorós sobre este punto la misma pregunta que me hago: "¿Será lícito el rejoneo si se hace en burro?". Bueno, yo he visto, y bastante, rejoneo a pie, que es la suerte de banderillas cuando actúan tres diestros rehileteros y se hartan de dar vueltas. Esto del rejoneo en burro, a la balear, es evidentemente un homenaje tardío a Guerra. Decía Guerra que no pararía hasta ver a Fermín Bohórquez rejonear en burro. Camino de ello van en Baleares. Lástima que haya muerto el genial don Fermín Bohórquez Escribano, porque capaz era de presentarse con un burro entero en la plaza de Palma para rejonear un toro de alguna ganadería cercana, según ordena también la citada Regulación, que es, eso, nada más que regular. Bohórquez era capaz de rejonear en burro un toro en puntas para cumplimiento de las profecías civiles de ese triste Nostradamus de esta Expaña, con equis, que al final ha resultado ser Guerra, que a quién se le ocurre a un socialista no podemizado decir que en Cataluña hay que aplicar ya mismo el 155 de la Constitución... Antonio Burgos
  4. LA Generalitat debe anunciar a corto plazo la cancelación del referéndum del 1 de octubre o su posposición a una fecha sin determinar. Ese sería el paso decisivo para empezar a resolver la cuestión catalana de una manera digna y civilizada. De hecho es la única solución admisible. Las ideas y las razones básicas al afrontar este tema son las siguientes: La separación entre España y Cataluña generaría daños sustanciales, daños inasumibles, en todos los órdenes y en especial en lo que atañe a la estabilidad política y la riqueza sociológica y económica y, sin duda, en la relación con Europa. Por el contrario, un acuerdo para superar las tensiones entre España y Cataluña daría un gran impulso a nuestras buenas perspectivas actuales y en su conjunto a la imagen de España en el mundo. Sería todo un ejemplo de madurez democrática y solidez institucional. Nuestro modelo autonómico -que es una de las formas de ser federal- admite desde luego crecimientos asimétricos que respondan a las distintas identidades y sensibilidades históricas; admite, también, conciertos fiscales y, asimismo, normas y controles que eviten procesos de desintegración y aseguren una solidaridad eficaz. Es, por lo tanto, perfectamente posible reforzar significativamente el autogobierno catalán en muchos terrenos sin abrir ninguna caja de Pandora. Cataluña -es algo que tenemos que aceptar sin reservas- nunca abandonará su nacionalismo y su aspiración a una soberanía profunda, y entra dentro de lo posible que los cambios que se están produciendo en el mundo y en la ciudadanía y la política interna española, puedan generar, en su tiempo, las condiciones adecuadas para alcanzar este objetivo, si es que se mantiene, pero está demasiado claro que este no es el momento. Cataluña tiene que sentir la profunda admiración del resto de España por todo lo que ha hecho -más sin duda que ninguna otra comunidad- en el proceso de desarrollo, modernización y enriquecimiento de nuestra vida democrática, económica y cultural. Sin Cataluña hubiera sido absolutamente imposible alcanzar el grado de progreso actual. Cataluña tiene que sentir además que respetamos sin reservas -e incluso con cierta envidia- la pasión por su identidad, por su lengua, por su cultura, por su historia y también sus deseos de alcanzar las máximas cotas posibles de autogobierno. Por su parte Cataluña tendrá que reconocer la contribución de España a su desarrollo global y, en concreto, a una contribución económica tan decisiva y esencial como la de Cataluña a España y también su integración en un Estado que ha dado ya a su autonomía tanta o más capacidad de acción que la que tienen la práctica totalidad de los estados federales del mundo. Teniendo en cuenta este análisis, la petición a la Generalitat de suspensión del referéndum debería ser formulada, sin reservas ni juegos sectarios, por los cuatro mayores partidos políticos constitucionales, es decir, PP, PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos. La Generalitat no podría rechazar una petición de este género, a la que se uniría el anuncio de unas conversaciones con el Gobierno español, con el apoyo de los partidos políticos citados, para debatir el tema en su conjunto a través de contactos regulares en los que se analizarían las distintas opciones posibles, incluida una posible modificación constitucional y un pacto para un referéndum legal. Por su parte, los partidos políticos tampoco podrían oponerse a esta acción consensuada -sería de hecho un nuevo pacto de Estado- que la ciudadanía valoraría muy positivamente y les haría recuperar credibilidad ante la opinión pública. Ninguno de ellos es partidario del referéndum en su formulación actual y por lo tanto no tienen derecho a jugar a diferenciarse y a capitalizar sus diferencias por razones estratégicas mientras observan, sin inmutarse, como si no fuera con ellos, el acercamiento acelerado e incontrolado de los dos «trenes». Es un comportamiento irresponsable. Deben tener en cuenta estos partidos y también la Generalitat que la ciudadanía en su conjunto, tanto la catalana como la del resto de España, empieza a estar agotada de un «debate» -hay que ponerlo entre comillas porque ha sido un debate sin diálogo- demasiado largo, demasiado peligroso y demasiado innecesario que alcanza con frecuencia niveles de auténtica frivolidad. No nos merecemos este trato, ni estos modos, ni estos juegos. No debemos comportarnos como tahúres jugando una partida de póker y, en la mayoría de los casos, de farol. Una parte significativa de la gente «bien informada» opina que al final habrá elecciones anticipadas en Cataluña, en las que como consecuencia de las acciones del Gobierno español para impedir el referéndum, aumentará el voto independentista y la mayoría nacionalista en el Parlamento catalán. Quizás acabe siendo así -aunque según otros el resultado electoral podría ser muy distinto-, pero, en cualquier caso, sería todo menos una solución aceptable. Dañaría aún más la vertebración actual y radicalizaría al máximo la convivencia. Ante un reto histórico de esta magnitud es necesario aportar grandeza y serenidad. España se ha transformado sociológicamente más que ningún otro país en la historia reciente y se ha convertido en una nación tolerante y liberal con todas las identidades políticas, ideológicas y culturales. A pesar de una larga y dolorosa crisis económica, el pueblo ha aguantado el envite con verdadera resiliencia. No es justo que se ponga en peligro todo lo que hemos conseguido en las últimas décadas. Dicho todo lo anterior habrá que ponerse a pensar en cuál debe ser la estrategia si la Generalitat -a pesar de todos los requerimientos y todas las resistencias internas y externas que está encontrando y que irán creciendo- se mantiene firme en la celebración de un referéndum sin la menor base jurídica y está dispuesta al enfrentamiento total, pase lo que pase. La respuesta no puede ser otra que prepararse a soportar, con paciencia y tristeza, pero sin resignación, una época ingrata, dañina y aberrante, en la que la culpa siempre será de los otros y en la que todos saldremos perdiendo bastante más de lo que imaginamos. O sea que no puede ser. Y lo que no puede ser… Antonio Garrigues Walker es jurista
  5. Neymar solo habla en el campo. El brasileño sigue sin soltar prenda sobre su futuro pero se mantiene concentrado durante el tiempo que le concede Ernesto Valverde. De hecho, es el goleador de la pretemporada azulgrana y ante el Manchester United siguió mostrando el olfato goleador que ya exhibió hace unos días ante la Juventus. Si ante los italianos anotó dos tantos de calidad que sirvieron para colocar el primer triunfo en el casillero de Valverde como nuevo entrenador del Barcelona, ante los ingleses abrió la lata en una primera parte en el que los hombre de Jose Mourinho se mostraron muy incisivos. Su gol sirvió para sumar la segunda victoria culé en esta gira americana. El partido se inició con las ideas claras por parte de Valverde, que apostó de entrada por el tridente. Si quiere convencer a Neymar para que se quede y olvide los cantos de sirena del PSG lo mejor es que le envuelva de los mejores para que se sienta cómodo. Y el entrenador extremeño siguió la premisa. El equipo que presentó de inicio, con las ausencias de Ter Stegen, que aún está de vacaciones, Piqué e Iniesta es el más números tiene de ser el que se juegue el primer título de la temporada, la Supercopa ante el Real Madrid. Tanto el Barcelona como el Manchester United crearon peligro y los dos porteros, Cillessen y De Gea, se convirtieron en los auténticos protagonistas, salvando en más de una ocasión a sus respectivos equipos. La MSN demostró que mantiene intactos los sincronismos y las triangulaciones acarreaban peligro, sobre todo cada vez que la pelota caía en los pies de Messi. Así se gestó el primer gol del Barcelona. Un balón que el argentino metía dentro del área para que Neymar lo peleara, se revolviera y, aprovechando el estorbo de Suárez sobre la defensa británica, batir al meta español. Los primeros 45 minutos dejaron sensaciones positivas como la rápida adaptación de Semedo en la banda derecha, la madurez de Carles Aleñá, que demostró tener futuro en el primer equipo azulgrana a pesar de sufrir en defensa con Pogba, y el buen tono físico del equipo con solo dos semanas de entrenamiento. La segunda parte, con diez cambios en las filas azulgranas, posibilitó otro partido completamente diferente en el que lo más llamativo fue la oportunidad que Valverde otorgó a futbolistas como Turan, Vermaelen y Munir, que no entran en sus planes. No obstante, el técnico les dio minutos para fomentar el buen ambiente, elevar su moral y colocarles en un escaparate envidiable para aquellos clubes que buscan refuerzos. En esta ocasión, los sacrificados fueron Samper y Marlon, aunque el catalán jugó lo súltimos cinco minutos al sustituir a Sergi Roberto, que se tuvo que retirar por unas molestias. Valverde colocó a Sergi Roberto en una de las posiciones en las que puede ofrecer mas rendimiento, en el centro del campo, acompañado por el turco y por Iniesta, que aportó la dosis de calidad a la que los seguidores azulgranas están acostumbrados. El Manchester United, por su parte, inició la segunda parte cambiando toda su defensa, portero incluido. Mourinho estaba satisfecho con el rendimiento de Pogba y Lukaku, los dos futbolistas mas incisivos de los «red devils». El técnico portugués quería poner punto y final a su gira americana con un triunfo ante el Barcelona, azote durante su etapa en el Real Madrid, cuando los azulgranas eran dirigidos por Pep Guardiola y lo ganaron todo. Pudo sentenciar Paco Alcácer (min. 65) al burlar el marcaje de Bailly, que había sustituido en la media parte a Smalling, pero su balón no encontró el objetivo buscado. El ritmo había bajado considerablemente tras la reanudación pero Cillessen tuvo que emplearse a fondo en un par de ocasiones para evitar el gol británico. Al final el gol de Neymar sirvió para que el Barcelona sumara la segunda victoria de esta pretemporada a la espera del verdadero plato fuerte, el encuentro de este próximo fin de semana ante el Real Madrid. La ficha Barcelona: Cillessen; Semedo, Mascherano, Umtiti, Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Aleñá; Messi, Suárez y Neymar. También jugaron: Aleix Vidal, Piqué, Vermaelen, Digne, Arda Turan, Sergi Roberto, Iniesta, Denis Suárez, Alcácer, Munir y Samper. Manchester United: De Gea; Valencia, Smalling, Lindelöf, Blind; Carrick, Mkhitaryan, Pogba, Rashford, Lingard; y Lukaku. También jugaron: Romero, Jones, Bailly, Darmian, Fellaini, Pereira, Martial y Tuanzebe. Goles: 1-0 Neymar (31')
  6. Cuando el reloj marcaba las 16.30 horas de la tarde de ayer, nadie sabía dónde estaba Juana Rivas. La madre estaba obligada a llevar ayer a sus dos hijos con su padre, un hombre de nacionalidad italiana ya condenado por haberla maltratado en 2009 y contra el que interpuso otra denuncia por violencia de género -aún en trámite- el pasado año. Pero el Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada no ha esperado a que se resuelva su caso y ordenó la ejecución de una providencia que Juana finalmente ha incumplido. La abogada de Juana Rivas, María Castillo, ofreció ayer –a la misma hora a la que Juana debía entregar a sus hijos– una rueda de prensa en la que aseguró desconocer el paradero de la madre, que el pasado martes adelantó entre lágrimas su negativa a dejar a los niños con el padre. «No sabemos dónde está Juana Rivas», insistió también Francisca Granados, responsable del Centro de la Mujer del municipio granadino de Maracena, donde habitualmente reside la madre. «Fuera de cobertura» La directora del Centro de la Mujer de Maracena afirmó ante los medios que la última vez que habló con Juana Rivas fue el martes a las once de la noche. Supuestamente, desde ese momento se le pierde la pista. El teléfono de la madre estaba «apagado o fuera de cobertura» cuando ayer trataron –ella y la abogada– de contactar con Juana sin éxito. La letrada de Rivas tampoco quiso dar detalles de las intenciones de su cliente en base al secreto profesional. El padre de los menores sí acudió al Punto de Encuentro Familiar donde Juana debería haber llevado ayer por la tarde a los niños, de 11 y 3 años. Tras ver que su expareja no se presentaba, el italiano optó por desplazarse hasta Maracena para contar lo sucedido en el cuartel de la Guardia Civil. A pocos metros de allí y a la misma hora, unos 200 vecinos del pueblo granadino se congregaron en señal de apoyo a Juana Rivas con el lema «Todos somos Juana». Tanto Granados como Castillo mantuvieron en la mañana de ayer una reunión urgente con la fiscal que se ocupa del caso para tratar de revocar la orden judicial, aunque la postura del Ministerio Público es inamovible. Según argumentaron, «la ejecución generaría un daño irremediable para estos dos menores», como demostrarían los dos informes que han presentado: «En ningún momento la fiscal ha abierto ni una página de los informes». «Parece que todo el mundo ha olvidado las consecuencias que puede tener para los niños», incidió Granados, aunque no desvelaron si también fueron víctima de maltrato. Las secuelas que acarrearía la entrega de los menores al padre están recogidas en los «demoledores» informes que la letrada de Juana ha presentado al tribunal junto al recurso de reposición con el que pretenden anular la sentencia civil. La Fiscalía, inamovible Al final de la reunión con la fiscal, Francisca Granados formuló dos preguntas concisas: «¿Está de acuerdo conmigo en que la Fiscalía tiene competencias para iniciar medidas cautelares? ¿Y está dispuesta la Fiscalía a adoptar algún tipo de medida para que no se ejecute la providencia en base a estos dos informes?». La respuesta de la fiscal fue contundente: «Yo no voy a hacer nada». «Ha sido uno de los momentos más frustrantes en mis 25 años trabajando con casos de violencia de género», apuntó Granados a los medios. Por el momento, la letrada de Juana Rivas se limitará a esperar a que le llegue la notificación judicial por el incumplimiento de su clienta, y ha informado de que presentará «de forma inmediata» un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional para que tumbe la decisión del Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada. Entre tanto, falta por pronunciarse el Tribunal Supremo, ante el cual se interpuso otro recurso hace unos meses para evitar que la madre tuviera que entregar a sus hijos. La huida de Juana El recurso ante el Tribunal Constitucional que presentarán próximamente no sólo iría encaminado a evitar la marcha de los niños con el padre, sino también a «exigir responsabilidades concretas frente a todos y cada uno de los funcionarios que no están cumpliendo con las funciones del estado de derecho», pues la parte de Juana Rivas sostiene que se han cometido ilegalidades en el proceso. El vía crucis de Juana se remonta a 2009, cuando interpuso contra su expareja una denuncia por lesiones. El italiano fue condenado a 1 año y 3 meses de alejamiento. Tras cumplir su pena, ambos recuperaron su relación sentimental. Él le prometió que había cambiado y ella, crédula, decidió regresar con el padre de sus hijos para darle otra oportunidad; una nueva oportunidad que acabó siendo un infierno para ella. «Olvidarse de ese marco nos sitúa en una realidad que no es de la que estamos hablando», señaló Francisca Granados. Juana Rivas regresó a la isla italiana de Carloforte, en Cerdeña, donde reside el padre. De nada sirvió que su pareja y ella renovaran sus votos maritales. Lo que vino después fueron dos años de «auténtica tortura» en ese pequeño territorio aislado por mar. Allí vivían en una casa rural ubicada a unos 8 km de la población más cercana. La situación de maltrato físico y psicológico se mantuvo hasta que Juana Rivas huyó de Calaforte. La madre decidió coger a sus dos hijos y volver a España. Una vez en su pueblo, el 12 de julio de 2016 acudió al cuartel de la Guardia Civil para formular la segunda denuncia por violencia de género. Según la directora de Igualdad de Maracena, la narración de Juana Rivas es fundamental para revocar la orden judicial de la entrega de los niños al padre. Al cierre de la edición, la Policía Nacional confirmó a este diario que todavía no había recibido ninguna orden judicial para detener a Juana.
  7. En los años de la Transición, la sociedad española era profunda y declaradamente religiosa. Cuando se hacían encuestas, lo extraño era encontrar alguien que se declarara como no creyente. La religiosidad estaba hondamente arraigada en una sociedad abrazada al catolicismo practicante en tasas de récord que se desdibujaron a partir de entonces a la par que se consolidaba la Democracia. En 1978, nueve de cada diez españoles se declaraban católicos. Y, de ellos, la gran mayoría confesaban ser practicantes, es decir, secundaban regularmente los oficios religiosos y las prácticas ligadas a la fe. Solo un año después, el número de católicos practicantes se había reducido 12%. Y aquello fue solo el anticipo de una tendencia que iba a prolongarse de forma acusada en las décadas siguientes. En estos momentos, 40 años después, la situación es totalmente distinta a la que se daba en los años de la Transición. La tasa de católicos declarados es ahora un 20% menor que la de entonces. Y entre quienes se declaran católicos (un 70% de españoles en total), la mayoría reconocen que no son practicantes: el 58% de ellos afirman que no van a misa nunca o casi nunca. Frente al 66,4% de españoles que se definían como «católicos practicantes» en 1978, ahora apenas son el 27%. Hace 40 años, los «católicos no practicantes» solo representaban el 23%, mucho menos de la mitad que ahora. Los incrédulos, los alejados de la fe religiosa, también han aumentado con fuerza. En los años de la Transición eran una rareza; ahora no, aunque siguen siendo una minoría. En la actualidad, casi siete millones de españoles se autodefinen como «no creyentes». Son el 14,5% de la población adulta total de España. En 1978, los «no creyentes» eran únicamente el 2,8%. El dispar censo sacerdotal de entonces y de ahora Cuando la democracia se abrió paso tras la dictadura franquista, en España ni faltaban fieles ni escaseaban los sacerdotes. Algo bien distinto a lo que ocurre ahora. Los cientos de nuevos curas que se ordenaban en España cada año se sumaban a los más de 20.000 que había ejerciendo en aquel momento. Así, en la segunda mitad de los años 70 llegó a haber en España alrededor de 25.000 sacerdotes, frente a los menos de 19.000 que hay en la actualidad. Además, hace 40 años el censo de sacerdotes era mucho más joven que ahora, cuando la media de edad supera los 50 años y abundan los que ya han superado la edad de jubilación.
  8. JpS y la CUP tienen pista libre para aprobar las llamadas «leyes de desconexión» en apenas unas horas, sin el más mínimo debate democrático y acortando los derechos de los diputados de la oposición. Gracias al rodillo secesionista, desde ayer, el Parlamento de Cataluña podrá aprobar por la «vía exprés» en las próximas semanas la Ley del Referéndum de Autodeterminación, ya presentada en público, y el resto de normas que se dirijan a permitir en última instancia la secesión de Cataluña. Con los votos de las dos coaliciones independentistas (72, frente a los 63 de la oposición), el reglamento del Parlamento autonómico quedó adecuado de forma que ahora se permitirá, entre otras cosas, que los grupos políticos propongan la aprobación de leyes por «lectura única» en un solo pleno parlamentario (artículo 135.2), sin el debate democrático habitual para la tramitación de leyes, sin poder presentar enmiendas y sin que se pueda acudir, por ejemplo, al Consejo de Garantías Estatutarias (CGE) para valorar su encaje legal. Además, el nuevo reglamento modifica el periodo de sesiones para que la tramitación legislativa se pueda realizar en la segunda quincena del mes de agosto (la cámara solo cerrará del 1 al 15 de agosto en periodo estival), cuando las instituciones públicas, tanto las ejecutivas como las jurídicas, están en «stand by» y así se alargue el tiempo en el que las llamadas «leyes de desconexión» estarán en vigor. Otro de los aspectos novedosos y polémicos de la norma que rige el Parlamento de Cataluña es que ahora la Mesa (y no el pleno) podrá suspender de forma «inmediata» a los diputados acusados formalmente de corrupción con un «juicio oral» abierto o por «delitos vinculados con la corrupción» (artículo 25). «Es un atropello» En la sesión plenaria, si estaba prevista la aprobación del nuevo reglamento también era de esperar que la oposición criticase las formas y el fondo que JpS y la CUP habían mostrado para la reforma. De hecho, la oposición recordó el dictamen del Consejo de Garantías Estatutarias (CGE) que alertó de que la propuesta de reforma omitía que la exigencia del procedimiento de lectura única para aprobar leyes se debía circunscribir a las de mayor simplicidad. Por lo que no cabrían las que pretenden JpS y la CUP para convocar un referéndum secesionista. Pero los dictámenes del CGE no son vinculantes. Como tampoco lo son los informes de los letrados parlamentarios. Uno de estos informes, recordado ayer por la oposición, criticó la reforma del reglamento por sus incoherencias, textos poco precisos, problemas interpretativos, aplicación no deseada de una norma, contradicciones, falta de fundamento y, sobre todo, están en peligro los derechos de los grupos minoritarios en el Parlamento de Cataluña. Con estos precedentes, José María Espejo-Saavedra (Cs), miembro de la Mesa, comparó la modificación reglamentaria con Matrix: «Vamos a hacer el reglamento de nuestro Matrix particular. Un reglamento de Matrix para aprobar unas leyes de Matrix. Leyes que no tendrán valor». Por parte del PSC, Ferran Pedret denunció que con el nuevo texto se «altera de forma sustancial la voluntad de la Cámara, porque esto no va de facilitar que un grupo parlamentario promueva la lectura única; va de suprimir los trámites parlamentarios para que todo pase de forma rápida y fina». Y añdió: «Es un atropello». Joan Coscubiela (CSQP) advirtió a JpS y la CUP que se «están pasando de frenada» con este tipo de reformas, pues recordó que ni en el Congreso de los Diputados, donde se permite la lectura única para aprobar normas a petición de los grupos, se prohibe la inclusión de enmiendas en un proceso «exprés». También ha mostrado su indignación el portavoz popular, Alejandro Fernández, que calificó la estrategia de los grupos independentistas como «lunática y alejada de la realidad política y democrática europea». Fernández -que mantuvo un rifirrafe con la bancada de JpS- dijo que «en todas las democracias del mundo la mayoría parlamentaria esta sujeta a los preceptos constitucionales». Sospechas fundadas El nuevo reglamento lo defendieron Anna Gabriel (CUP) y Roger Torrent (JpS). Gabriel reconoció que si la legislación española no permite hacer cambios para poder llevar a cabo la independencia de los Países Catalanes -el referéndum en Cataluña sería solo el primer paso- hay que «desbordarla», dando por válidas las sospechas de la oposición. Así, Gabriel confirmó que la CUP apoyaba la reforma del reglamento porque servirá «para levantar las barreras de este pueblo para autodeterminarse». Y finalizó su intervención con un «nos vemos en las calles, que es donde las cosas se ven más claras». La vehemencia de Gabriel fue correspondida con los aplausos de la bancada de la CUP y algunos diputados de JpS. Aplausos que brillaron por su ausencia cuando Carme Forcadell, presidenta del Parlamento autonómico, leyó el resultado de la votación. Sin épica. Torrent, por su parte, defendió la legalidad constitucional de la reforma y criticó a la oposición porque, desde su punto de vista, «les da miedo» que el próximo 1 de octubre «los catalanes y las catalanas puedan votar»; confirmando, como hizo Gabriel, que el motivo político del cambio reglamentario es para aprobar las llamadas «leyes de desconexión». PP y Cs anunciaron que acudirán en amparo al Tribunal Constitucional (TC). El PSC, sin embargo, cree que el texto en sí no incumple ninguna norma. Sea como fuere, está previsto que entre mañana y el lunes, se registre la Ley de Referéndum de Autodeterminación.
  9. La primera declaración de un presidente del Gobierno en activo ante un tribunal fue una jornada con ganadores y perdedores. Si Rajoy salió airoso, el abogado de la principal acusación, Benítez de Lugo, no colmó las expectavivas de quienes querían verle acorralar a Rajoy. Con mucha mano izquierda, el presidente del tribunal , Hurtado, consiguió evitar que la sesión deviniera en circo mediático. Mariano Rajoy, testigo A Mariano Rajoy la declaración como testigo ante el tribunal del caso Gürtel (199-2005) le salió bien por cuatro motivos: porque se lo había preparado, lo que le permitió ofrecer detalles (hasta donde le interesó) y obviar el abuso de la fórmula «no me consta , no me acuerdo» a la que tanto recurrieron otros ex secretarios generales del PP; porque respondió con convicción a todas las preguntas desde el principio, lo que sorprendió e incluso descolocó a las acusaciones; y porque su argumento principal (ninguna responsabilidad en las cuentas) le permitió no tener que dar demadiadas explicaciones. El cuarto motivo no es mérito suyo: ninguna acusación fue capaz de ponerle en un aprieto en los asuntos en los que fue parco en explicaciones. Estuvo cómodo -en algún momento incluso demasiado-y seguro en sus respuestas, lo que transmitió la sensación de que tenía la situación bajo control. Rajoy sorteó sin problemas la cita más importante del tema que más desgasta a su Gobierno: la corrupción. José Mariano Benítez de Lugo, abogado de la acusación Adade Decepcionó. Látigo del PP durante los largos años de la instrucción judicial y omnipresente en los medios para denunciar el caso, ayer no fue capaz de poner en un solo aprieto a Mariano Rajoy: primero porque fue confuso, profuso y difuso en sus preguntas; y después porque no supo repreguntar en los temas en los que Rajoy fue calculadamente ambiguo. Por ejemplo, con el papel de Correa (¿de verdad era un mero proveedor?) o con la reunión con Bárcenas (¿No hablaron del salario?). Su interrogatorio era el más esperado de la mañana, por ser el primero y porque se le presume un conocimiento profundo del caso, cuestión que no traslució en ningún momento. Para quienes confiaban en que pusiera a Rajoy contra las cuerdas fue la gran ocasión perdida. Ángel hurtado, presidente del tribunal Su objetivo de la mañana era doble: evitar que la declaración se politizara y la vista mutara a circo mediático, y a la vez mostrarse flexible con las acusaciones. Conjugar ambas cosas no era fácil, pues se trataba de evitar que a Rajoy se le preguntara por temas que no obran en la causa y, a la vez, respetar el derecho de defensa. Lo consiguió. Sí hubo preguntas sobre la caja B (tema de otra pieza judicial), pero no permitió que los abogados abusaran del tema. Chirrió su insistencia por cierta prisa, pero mostró habilidad y para que la cita fuera lo que es: la declaración de un testigo en un juicio penal. Julio de Diego, magistrado Sin papel protagonista en el día de ayer, fue su repentino y sorprendente cambio de criterio lo que propició la declaración de Mariano Rajoy en el caso Gürtel, rechazada previamente hasta en tres ocasiones. Siendo un hecho cierto que la declaración de ayer no se ofreció ninguna novedad relevante, cabría preguntarse si era necesaria, dado que tampoco fueron especialmente significativas (desde el punto de la investigación judicial) las declaraciones del resto de altos cargos. En todo caso, lejos de degradar la imagen de España (como denunció entre otros Pedro Sánchez), la declaración de Rajoy como testigo permitió ofrecer una imagen de normalidad institucional y madurez democrática. Concepción Sabadell, fiscal anticorrupción Representante de la Fiscalía junto a Concepción Nicolás, sorprendió por lo escueto de su interrogatorio: tan sólo seis minutos, en los que formuló cinco preguntas concisas. La Fiscalía se había opuesto a la citación de Rajoy, al igual que a las del resto de antiguos altos cargos del PP. Sin embargo cuando comparecieron Cascos, Acebes, Rato, y Mayor Oreja el Ministerio Público fue más exhaustivo en su interrogatorio. A su lado, el nuevo fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón. estuvo presente «por cortesía», pero tomar la palabra Joaquín Ruiz de Infante, abogado de Luis Bárcenas El letrado del extesorero del PP está dejando claro una de sus obsesiones en este juicio: que no se pregunte a los testigos por la caja B ni por asuntos enmarcados en otras piezas judiciales. Ayer no fue una excepción e interrumpió reiteradamente a Benítez de Lugo hasta llegar a desconcentrarle. Aunque s einterpreta que sus protestas responden a un pacto para beneficiar a Rajoy, lo cierto es que lo hace en todas las sesiones del juicio en las que surge la «contabilidad extracontable» (Bárcenas dixit) para que no se perjudique a su cliente. El presidente del tribunal le reprochó su insistencia.
Spanish Afrikaans Arabic Catalan Chinese (Traditional) Dutch English French Galician German Greek Hebrew Hindi Icelandic Irish Italian Japanese Portuguese Russian Serbian

logo fse 190

Recomendamos

Imágenes al azar

¿Quén está en línea?

Hay 81 invitados y ningún miembro en línea